22nd Junio, 2017 / No Comments

El Café del Mar se reinventa y llega a Barcelona convertido en un multiespacio  donde podrás disfrutar de comida de mercado, música en directo, zonas chillout y hasta una puesta de sol en medio del Mediterráneo. Suena bien, ¿verdad? Te explicamos todo sobre el sunset club más grande del mundo.

Una apuesta made in Ibiza

Hace 40 años Ibiza era un paraíso a medio descubrir, aún no habían llegado las grandes discotecas ni las masificaciones, bohemios y hippies  convivían con la gente del lugar en la isla blanca. A los pocos años, concretamente en 1980, se fundó el Café del Mar, un pub ubicado lugar privilegiado desde donde muchos aseguran que se ve la mejor puesta de sol de la isla y que hoy en día es icono de la isla de visita obligada.

Ahora, tras 37 años de historia y crear su propio sello discográfico, el concepto ibicenco llega a Barcelona a lo grande; más de 4.000 metros cuadrados, 4 plantas, un club con capacidad para 1.000 personas, además del club de la ciudad con más zonas VIP y privados, ¡y a solo unas pocas paradas de tranvía de Twentyú!

La puesta de sol, el momento estrella

Aunque el club también está abierto por la noche, los impulsores del Café del Mar Barcelona quieren mantener el club como un lugar para disfrutar durante el día a la espera del momento estrella; la puesta de sol. Ahora la  sunset experience también se vive en alta mar  a bordo del del Café del Mar Boat donde te recibirán con un cocktail de bienvenida, espectáculos cirquenses y de baile, y música  con el skyline de Barcelona de fondo.

Al caer la noche el Café del Mar se transforma en night club con la actuación de djs internacionales como Erick Morillo, que estuvo en la fiesta de inauguración,  o César de Melero que pondrán el ritmo hasta que vuelva a salir el sol. El precio de la entrada es de 15 euros.

Relax, música y mucho más

Pero el nuevo club no solo ofrece relax y buena música, sino que se lanza a los fogones a manos del chef Juan Jiménez, quien ha recibido varios premios culinarios en los últimos años. La apuesta gastronómica se acerca al mar y se centra en la cocina mediterránea de mercado; pescados de lonja, chuletón de vaca vieja, ostras o tataki de atún, entre otras opciones.

Si después de la comilona, aún quieres refrescarte tienes dos opciones: saltar a la piscina a darte un baño o subir al Sky, la azotea que capitanea el edificio. Allí, además de vistas en primera línea de mar, puedes degustar los cócteles de Daniel Sampere, el exbartender del Mutis, uno de los afterworks  clandestinos más famosos de Barcelona.

Si no te da tiempo de ir  al Café del Mar en verano, no te preocupes,  porque al llegar el frío sus puertas seguirán abiertas, eso sí, solo de jueves a sábado por la noche.

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Leave a Comment