25th Mayo, 2017 / No Comments

Hoy nos vamos de paseo por uno de los barrios más representativos y emblemáticos de Barcelona: l’Eixample. Un entramado de avenidas y calles por los que caminar sin rumbo, donde puedes disfrutar de joyas modernistas con solo alzar la vista. ¿Nos acompañas?

Más espacio y una nueva forma de vida

Hace más de 150 años que se construyó l’ Eixample -en catalán significa extensión- de Barcelona, una nueva forma de vivir para sus habitantes que hoy en día es uno de los símbolos de la ciudad; amplias calles llenas de luz, terrazas para disfrutar del ambiente a pie de calle, patios interiores y una arquitectura llena de detalles y motivos modernistas que es admirada alrededor del mundo.

A finales del siglo XIX plena Barcelona tenía la densidad de población más alta de Europa debido a las murallas que limitaban su crecimiento. L’Eixample surgió como un nuevo barrio con el que solucionar este problema y conectar la ciudad con su zona periférica, donde empezaban a surgir las industrias.

Muchos fueron los proyectos que presentaron para construir esta nueva zona de la ciudad, pero solo el polémico ingeniero Ildefons Cerdà consiguió llevarlo a cabo. La mayoría no entendió la vanguardista propuesta de Cerdà porque según los sectores más conservadores era una idea poco vistosa y demasiado sobria, hoy en día es uno de los símbolos de la ciudad gracias a su practicidad pero también a su estilo arquitectónico único en el mundo.

El plan Cerdà no solo pretendía conseguir un barrio avanzado y diferente, sino que esperaba mejorar las condiciones de vida de sus habitantes sin tener en cuenta su clase social mediante la construcción de viviendas luminosas con toda clase de servicios cerca; mercados, parques, espacios de ocio… Incluso, construyó unos chaflanes, previendo el tráfico futuro que habría en las calles.

Hoy l’Eixample es un distrito muy amplio en el que conviven viviendas, restaurantes, jardines, cafeterías y cines, entre otras atracciones. Sin embargo, lo que más llama la atención son sus  impresionantes construcciones gracias a las que puedes trasladarte a la época dorada de la burguesía catalana.

Un barrio que se conoce a pie

L’Eixample hoy es una visita obligatoria para conocer la auténtica Barcelona modernista, y, además, sigue siendo el barrio más poblado de la ciudad, así que es una buena manera de descubrir la actividad diaria de los barceloneses; restaurantes, tiendas, comercio de proximidad, cafeterías… Y si tienes gustos caros, te encantará el Cuadrado de Oro, un conjunto de manzanas alrededor de Paseo de Gràcia, una amplia avenida llena de tiendas de las marcas más lujosas del mundo.

Eixample Barcelona edificio

No hace falta que prepares un itinerario para pasear por l’Eixample. Pese a que algunos lugares como la casa Batlló, la Pedrera o laSagrada Família, son una parada obligatoria, hay muchas otros edificios que, aunque no aparezcan en las guías, son pequeños tesoros únicos en su especie; balcones, portales, fachadas, pasajes o jardines interiores que reflejan el modernismo del barrio. Solo hace falta que tengas tiempo para observar con calma el entorno que te rodea y descubras por ti mismo las sorpresas que l’Eixample te tiene preparadas.

Además, cuando se pone el sol l’Eixample se convierte en uno de los lugares preferidos para reunirse para un afterwork y, más tarde, para las fiestas universitarias de los más jóvenes. En los últimos 20 años también ha surgido lo que se llama Gaixample, una zona de bares, tiendas y lugares de ocio para el colectivo gay de la ciudad.

Si quieres llegar a l’ Eixample desde Twentytú, puedes bajar en varias paradas de la línea 1 en las que empezar el recorrido; Universitat, Urquinaona, Plaça Catalunya…¡tú decides donde empezar el recorrido hacia el modernismo!

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Leave a Comment